La hormiga y la cigarra

El año pasado, en el bosque de aquí al lado, vivían una hormiga y una cigarra. Era verano y la hormiga no paraba de recoger todo tipo de alimentos para llevarlos a su casa y comérselos cuando llegara el duro invierno. La cigarra sin embargo se pasaba todo el tiempo cantando. A la mayor parte de criaturas les encantaba escuchar como cantaba a la vez que tocaba su guitarra. Al resto, a aquellas que no tenían orejas, también les divertía ver como abría y cerraba la boca rascando unas cuerdas.La hormiga ni la escuchaba ni la veía, siempre mirando hacia el suelo aplastada por el enorme peso de algún grano de trigo o una pipa de girasol.

Finalmente llegó el invierno. La hormiga se encerró en su casa. Había recogido tanta cantidad de comida que para acabársela el invierno debería durar toda la primavera, el verano y el otoño siguientes. A pesar de esto vivía con miedo, cada día comía muy poco pensando que toda esa cantidad de comida no sería suficiente.

Sin embargo para la cigarra el invierno era la mejor estación del año. Todos los habitantes del bosque querían que fuera a sus casas y juntos cantaban y comían y bebían.

Y volvió la primavera, y la hormiga volvió a recoger comida y más comida, y la cigarra a cantar y más cantar.

Pero algo había cambiado. De vez en cuando sus caminos se cruzaban, y la hormiga seguía sin mirarla, eso no había cambiado, pero sus pasitos seguían el ritmo de la música, eso había cambiado.

  1. starlin

    muy bueno