El país oscuro (cuento de los balcanes)

Un zar llegó al fin del mundo con su ejército.
Era un país oscuro, muy oscuro.
Cuando estaban muy adentro en el bosque notaron unas piedrecitas en los pies y una voz que les decía:
- Quien coja alguna de estas piedrecitas se arrepentirá y quien no las coja también se arrepentirá.
Algunos pensaron “si me voy a arrepentir prefiero no haber hecho nada” y otros pensaron “si me tengo que arrepentir igual, prefiero coger alguna”.
Cuando salieron del país oscuro descubrieron que esas piedras eran preciosas.
Los que no cogieron ninguna se arrepintieron, los que cogieron alguna se arrepintieron de no haber cogido más.