La princesa valiente

Muchos contadores de cuentos se sienten confundidos por la negativa de San Jorge a casarse con la princesa una vez muerto el dragón.
La leyenda dice que el caballero no se sentía digno de tal honor.
La realidad es un poco diferente.
La princesa era la chica mas valiente de todo el reino.
Mientras él se había enfrentado al dragón con armadura, escudo, lanza y caballo, la princesa se había enfrentado sólo con un traje de lino blanco.
Sant Jordi, un hombre sabio a pesar de su juventud, sabía que las relaciones de pareja deben basarse en el respeto, y la admiración tiene mucho que ver con el respeto.
Se marchó de Montblanc con la intención de hacerse más y más valiente.
El siguiente dragón lo mató sin utilizar el escudo.
El siguiente sin armadura.
El siguiente sin caballo.
El último dragón lo mató usando sólo la palabra.
La batalla se prolongó ocho días en el tiempo y tres reinos en el espacio.
Básicamente consistió en increpar y huir.
El dragón acabó muriendo de un ataque de remordimiento.
Entonces San Jorge volvió a Montblanc y aceptó la mano de la princesa y entonces sí, comieron perdices que era algo que les hacía muy felices.